Una ONG animalista de San Francisco usa un robot para impedir campamentos de personas sin hogar por Carlos de la guardia romero

Reposteado por : Carlos de la guardia romero

K9 Protector

Una ONG de San Francisco ha intentado utilizar robots de seguridad para impedir que las personas sin hogar acampen en los alrededores de su sede. Tal y como cuenta el The San Francisco Business Times, ha sido el grupo San Francisco SPCA, especializado en defensa animal y adopción de mascotas, el que ha decidido intentar llevar adelante esta acción.

Según han dicho portavoces del grupo SF SPCA, tomaron la decisión de probar con el robot cuando vieron que sus empleados a veces no eran capaces de cruzar “con seguridad” las aceras debido a los campamentos que montaban los sintecho. De hecho, aseguran que desde que han estado probando el robot la cantidad de campamentos disminuyó, y hubo menos robos en la zona.

El robot utilizado fue un K9 que forma parte de una flota de máquinas fabricadas por una startup californiana llamada Knightscope, y que está destinada a la lucha contra la delincuencia. El robot es una especie de huevo que utiliza láseres, cámaras, sensores térmicos y GPS para detectar actividades delictivas y alertar a las autoridades.

A la caza del robot vigilante

Implementar este tipo de tecnologías para ahuyentar a las personas de su hogar ha provocado opiniones encontradas entre los ciudadanos. Algunos han cargado contra la organización expresando su decepción porque un grupo que cuida de los perros sin hogar maltrate así a las personas en la misma situación, pero también hay quienes se han mostrado satisfechos por haber reducido el crimen.

El robot también ha sufrido las consecuencias. Según Jennifer Scarlett, presidenta del grupo SF SPCA que puso en circulación el robot, los sintecho respondieron tapándolo con una lona, tumbándolo y poniendo salsa barbacoa en sus sensores. Hay usuarios de Twitter que incluso aseguran haber visto heces sobre él.

Finalmente el ayuntamiento de la ciudad ha decidido poner fin a la polémica ordenándole al SF SPCA que saque su robot de las calles bajo la amenaza de recibir multas de 1.000 dólares al día si sigue operando en las aceras sin un permiso.

Habrá que ver cómo queda este asunto y si pese a la polémica el grupo animalista decide solicitar permiso pera continuar operando con el robot. Lo que está claro es que este pequeño evento en un barrio de San Francisco nos ha dado una pequeña idea de algunos de los puntos más polémicos que puede traer la robótica a las ciudades del futuro.

Imagen | Knightscope
En Xataka | Lo siguiente dentro de las batallas de robots gigantes es hacer un gran torneo mundial en 2018


Source: Xakata robotics