Cómo mantener la presión y motivación para empujar cuando las cosas van bien por Carlos de la guardia romero

Reposteado por : Carlos de la guardia romero

Cuando has pillado algo de peso de repente te acuerdas que deberías cuidarte un poco más. Cuando tu negocio no está facturando lo que debería sientes la presión de coger el teléfono y de llamar a clientes potenciales. Siempre cuándo hay una necesidad, surge la fuerza invisible que nos empuja hacia la ejecución.

empujar puerta

Cuándo las cosas van bien tienden hacía ir peor

¿Qué sucede cuándo las cosas van bien? Sucede justo lo contrario. Esa fuerza invisible que nos empujaba desaparece. Dejamos de comer bien, practicar deporte, hacer nuevas llamadas a clientes, etc.

Muchos hablan de cómo darle la vuelta a la tortilla pero pocos de mantenerla a temperatura.

Yo mismo lo he visto decenas de veces en los últimos años de mi vida profesional y personal. Sobre todo en mis negocios he tenido momentos muy buenos que como consecuencia me han hecho sentir comódo. Es una situación parecida a la que tengo ahora. Las cosas van bien pero… ¿Quién me garantiza que dentro de 1 año no esté otra vez en un punto bajo que me obligue a moverme?

¿Qué estoy haciendo para mantener el nivel que tengo ahora?

Una de las cosas que he ido haciendo los últimos meses es seguir buscando proyectos como si no tuviera ninguno. Es una de las cosas positivas porque incluso si se cae el cliente más gordo sigo teniendo un base sólida de negocio. Además tengo varios clientes potenciales a punto de caer que me ayudarán a seguir creciendo el negocio.

Desde mitad de agosto ha empezado a trabajar conmigo una persona en mi agencia alemana. El lunes que viene empezará otra persona a tiempo parcial. Una forma de meterme presión es invirtiendo en una estructura que es absolutamente esencial en esta fase. Al mismo tiempo me obliga tener que moverme todavía más rápido porque tengo que asegurar sus nóminas para un plazo de al menos 12 meses.

Otro truco también es pensar que eres “pobre”. En mi cuenta bancaria de la empresa siempre suelo tener unos número bajos. De hecho son negativos porque tengo una línea de crédito que es esencial si te mueves dentro del e-commerce. Esto tiene un impacto psicológico porque me recuerda que las cosas podrían ir mejor. No debería necesitar una línea de crédito.

En resumen: para seguir teniendo presión cuándo las cosas van bien, tienes que crear un escenario que te motive para llegar al próximo nivel o mantenerte. La falta de alternativas es una buena forma de hacerlo aunque siempre viene bien tener un plan B. La cuestión es no querer tener que aplicarlo.


Source: Marketing Guerrilla