Trabajando con Asana y Slack en remoto – mi resumen de las primeras semanas por Carlos de la guardia romero

Reposteado por : Carlos de la guardia romero

Hemos tardado pero por fin hemos dado el paso. Es uno de estos casos que te demuestra una vez más que “hecho es mejor que perfecto”. Mi plan inicial era que un tercero nos hiciera una propuesta para organizarnos en remoto. Al final no fue posible y nos hemos tirado a la piscina sin más. Mis expectativas se han cumplido.

remoto

Transparencia sobre las tareas

Como gerente de la empresa tengo mayor transparencia sobre las tareas que ejecuta cada uno. Ya he dicho más de una vez que hecho en falta el feedback por parte de mi equipo. Dejar las tareas plasmadas en Asana hace que esa feedback surja de forma natural. La información está ahí, si la quiero puedo entrar para obtenerla.

Acceso a documentos

El trabajo con los canales de Slack hace que la información adecuada siempre esté disponible para las personas que la necesitan. El próximo paso será contratar un paquete de Microsoft Office 365 en la nube que incluye también Teams. De esa forma tendremos incluso la opción de archivar documentos para que posteriormente se puedan encontrar otra vez sin que tener que buscarlos.

Comunicación más ágil

Comunicar a través de Asana y Slack es mucho más eficiente que a través de mail. Apenas necesitamos escribir correos entre nosotros. Toda la comunicación es transparente para todo el mundo y fluye entre los miembros del equipo. Si necesito que dos personas comuniquen entre ellas únicamente tengo que crear un canal nuevo en Slack (si todavía no existe) y añadirlas. Es bastante comodo.

Reducción de ruido

Gran parte de nuestra comunicación se realizaba antes a través de Whatsapp. Tengo las notificaciones silenciadas pero no es lo óptimo porque no hay separación entre privado y trabajo. De esta forma cuando tengo una idea el fin de semana no me lo tengo que pensar dos veces porque lo puedo enviar a Slack desde el móvil sin tener una mala conociencia por no respetar el descanso de mi gente. El lunes cuando vuelven a arrancar verán lo que les he enviado el fin de semana.

En resumen creo que nada más hemos tocado la punta del iceberg que proporcionan estas herramientas. Todavía hemos creado pocas reglas de cómo se debería gestionar y utilizar. Es un proceso que se está definiendo sobre la marcha. No lo veo algo malo, lo importante es haber empezado y ver ya la mejora. Te seguiré contando en cuánto hayamos afinado un poco más el sistema.

Stay tuned.


Source: Marketing Guerrilla